Parábola del invitado a cenar

La profesora de pedagogía dijo a sus discípulos:

“Un maestro de escuela se puede comparar a un prohombre que preparó una cena para sus amigos”. Al ver la expresión de extrañeza de sus discípulos, la profesora continuó explicando:


“Un prohombre de una ciudad se encontró con un viejo conocido, a quien no veía desde hacía mucho tiempo. Al cabo de dos días el prohombre que era muy respetado por sus grandes conocimientos de cocina había planificado celebrar una cena con un grupo de amigos y amigas que también le conocían y que, como él, tampoco le veían desde hacía muchos años. Así que también le invitó a cenar.

El prohombre era un experto cocinero de ahí venía, precisamente, su prestigio y la admiración que despertaba entre sus amigos y conciudadanos y preparó una cena espléndida: entrantes variados, carnes guisadas con esmero y un pastel con confituras de muchos tipos de fruta. Todo acompañado con vinos del Priorat y cava del Penedès.

El mismo día de la cena, cuando ya estaba prácticamente todo a punto, de pronto se acordó de que su viejo amigo, no sabía bien por qué motivo, tenía que estar atento con lo que comía, y que seguramente nada de lo que había preparado con tanto esmero le sentaría bien.

Enseguida le llamó por teléfono (afortunadamente se habían intercambiado los números de teléfono por si surgía algún problema) y le explicó lo que pasaba, y le dijo que lo sentía mucho, que lo mejor sería que no acudiera y que ya le avisaría cuando hicieran otra cena.


“Otro prohombre de la misma ciudad se encontró con el mismo caso. También él había preparado una cena espléndida con sus amigos e invitó a ella a un viejo conocido común, con quien se había encontrado por casualidad un par de días antes. La misma tarde de la cena, otro de los invitados recordó al prohombre, por si lo había olvidado, que el viejo amigo no podía comer de todo.

El prohombre, efectivamente, no lo había tenido en cuenta. Por suerte se trataba de un cocinero con una gran variedad de recursos culinarios por lo cual levantaba una gran admiración y se apresuró a llamarle por teléfono para saber si aún tenía aquel problema y para comunicarle que, de todas formas, no se preocupara, que acudiera igualmente a la cena, que ya le prepararía un
plato de verduras y un pescado a la plancha.


“En la misma ciudad vivía un tercer prohombre, también muy respetado, no sólo por sus grandes conocimientos culinarios y la variedad de recursos de que disponía, sino también por sus convicciones y el valor que daba a la amistad, la solidaridad y la justicia.

Curiosamente, también éste se encontró con un caso idéntico. Cuando ya tenía la cena prácticamente a punto, recordó que el último de los que había invitado (un viejo amigo suyo y de los demás comensales) debía seguir una dieta muy estricta.

Entonces se apresuró a cambiar el menú: seleccionó los entrantes que también podía comer el viejo amigo, guardó los guisados en el congelador para otra ocasión, e improvisó un segundo plato, también espléndido, pero que todos pudieran comer de él, y retocó el pastel de los postres, adornándolo con frutas naturales y no con confituras. Llegada la hora de cenar, comieron juntos de los mismos platos con los que el anfitrión les había obsequiado”.


Después de esta larga explicación, la profesora preguntó a sus discípulos: “¿Cuál de estos tres comensales de última hora se sintió más incluido en la cena con sus viejos amigos y conocidos?”.


“Sin duda, el tercero”, respondieron unánimemente sus discípulos, sin vacilar ni un solo instante.

“Efectivamente”, corroboró la profesora de pedagogía. Y continuó su lección diciéndoles:

“Una escuela selectiva sólo admite a aquellos discípulos que pueden comer el “menú” que tiene preparado de antemano: un currículum prefijado. En cambio, una escuela inclusiva es muy diferente. Ni siquiera se conforma con preparar un “menú especial” un currículum adaptado para un estudiante que tiene problemas a la hora de comer el “menú general”, el currículum ordinario, general.

Una escuela inclusiva es aquella que adecua el “menú general” para que todo el mundo pueda comer de él, para que sea un currículum común”.

Y concluyó con estas palabras:

“En una escuela inclusiva, detrás de cómo se enseña y de qué se enseña hay unos determinados valores que configuran una forma muy determinada de ser, de vivir y de convivir”.

Fuente: Pere Pujolàs Maset - Universidad de Vic.
.

6 comentarios:

Graciela

Precioso Súpermamiabu!
En los años que me recibí, la escuela debía ser ese último menú. Hoy me encuentro discutiendo con algunxs profesionalxs: no tienen pedagogía, se enseña en ciertos lugares antiquísimas teorías...entonces me pregunto, es que no siguen preparándose? no muchxs no lo hacen, me da vergüenza ajena.

Besitos a nuestra florcita Jazmín, abrazos enormes.

encarni

Hola Mª Gloria, genial la entrada, me gustó mucho el ejemplo, ¡estupendo! y además es una forma fácil de que muchos entiendadn que es una escuela inclusiva.
Un abrazo muy grande y besos para Jazmín.

maria gloria

Gracias Graciela por pasar es cierto cada dia son menos los profesores o maestras preparadas, ojalá esto cambie, muchos besitos

maria gloria

Contenta Encarni que te guste!!!!! millones de besitos

Claudia

Hola Maria Gloria, gracias por tu visita y comentario. Estare toda la semana subiendo dia a dia distintos post con motivo de la semana santa.
Saludos!!!

maria gloria

Gracias Claudia estaré por ahi todos los dias , me gustan mucho tus entradas !!!!!, besos

Publicar un comentario en la entrada

Páginas

 

Jazmín |Copyright © 2011



top